¿Para qué chingados votamos por ustedes?

Ciudad de México, 8 de noviembre (NACIÓN 14).- Es un grito de guerra el que dijo uno de nuestros más reconocidos actores a nivel internacional, Gael Garcia Bernal, quien abiertamente anunció su apoyo durante la campaña de Andrés Manuel López Obrador, pero hoy explotó (y se une a la larga lista de arrepentidos famosos).

La tragedia LeBaron nos llena a todos de tristeza y más por que hace 10 años, esa familia sufrió ataques del narcotráfico, durante 9 años recibieron protección del estado y a la llegada de la cuatroté, la protección les fue retirada. No todo es culpa del presidente, me queda claro, sin embargo, hoy murieron varios bebes y niños a causa de una mal entendida austeridad republicana.

En una nota anterior, Dietas erróneas, hice notar el problema de cortar gastos sin inteligencia, hoy más vidas han sido perdidas por decisiones arbitrarias y los errores no cesan. Pero lo más preocupante, no es si tenemos funcionarios capaces o funcionarios leales, es la constante necedad de no aceptar los errores y la constante búsqueda de culpables en otros lados, menos donde no los van a encontrar. Por cierto, en Twitter tampoco estamos los culpables, no es Tumbaburros, ni AXEL, ni Baks, ni Simon, ni Excelencia, ni Pily o ni yo, la lista la puedo hacer interminable (una disculpa por no ponerlos a todos). Solo somos sus críticos, por qué es un país libre (no se olvide de que usted también fue crítico y eso lo llevo al poder).

¡YA BASTA SEÑOR PRESIDENTE!

Desde hace 11 meses usted en el responsable, durante 12 años pidió el trabajo de presidente, si este es un trabajo muy mal pagado, es por que usted así lo pidió (usted se bajó el sueldo) y si el trabajo es muy ingrato, usted ya lo sabía, usted fue el principal critico de Felipe “el espurio” Calderón, y Enrique Peña Nieto, a quien curiosamente de 11 meses para acá, jamás ha mencionado. La pregunta es… ¿Por qué?

Señor presidente, dese cuenta de que usted tiene algo que ni Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña tuvieron, carro completo, congreso totalmente dominado. De haber usted ganado en el 2006 (por qué no lo hizo, y deje de fingir) no hubiera tenido todo el apoyo que tuvo al inicio de su gestión, pero hoy, con tantos errores, lo ha ido perdiendo poco a poco.

Ya es momento de volverse humilde, hacer una retrospección, dejar de culpar al Sol, a la playa y a la Luna, los resultados NO LE ESTÁN SALIENDO BIEN. Usted prometió mucho, elevó mucho las expectativas, los números son fríos. Su plan de austeridad lo está matando, entienda que, si usted no gasta, las empresas no producen, si las empresas no producen, no hacen compras, dejaran de pagar IVA, así no producen, no contrataran gente, dejaran de pagar ISR. Sin impuestos, o menos recaudación, ¿cómo va a mantener los programas sociales (y clientelares) que tanto adora?

Ojalá entienda de una buena vez que el capital político se le acabará, el país y la paciencia del pueblo (bueno, sabio y los medios tontos) también. Esta tratando de salir del hoyo cavando más.

Chairos, quieren ayudar al presidente, dejen de aplaudir y justificar, comiencen a criticar como solían hacerlo.

¡CHAIRO, LÓPEZ, DENSE CUENTA!

@EIJefeDiego

Lealtad sobre capacidad

Ciudad de México, 28 de octubre (NACIÓN 14).-  De la nada, la versión cambia, y la chairiza aplaudidora, comienza a agradecer al humanista, al presidente, haber soltado a Ovidio y magnánimamente, haber evitado una masacre de ciudadanos. El discurso se cambia y se busca aplaudir la última consecuencia en lugar de juzgar, el fondo, ¿Por qué tuvimos que llegar a esa última instancia? Y no somos capaces de entender lo que en realidad perdimos.

El estado fue completamente rebasado, el operativo se hizo a las 14:00 hrs, con niños en las calles en plena salida de clases, cuando un pez de este nivel debe ser capturado en la madrugada, cuando su capacidad de respuesta es menor. Le deja un precedente al gobierno actual, presiónalos y cederán.

No queremos un dictador, pero si queremos un presidente firme. Alguien que por la nula capacidad de quienes puso en posiciones estratégicas del gabinete, prefiere jugar su capital político y jugar a ser Dios en lugar de cambiar sus fichas, es alguien que insiste en no ver la realidad, es el clásico padre de familia rebasado por el berrinche de su hijo, lo quiere calmar con dulces, obviamente funciona, pero el niño ya sabe que, si quiere otro dulce, solo debe hacer otro berrinche.

El gabinete de la cuatroté lo sabe, sabe todo lo que perdieron, sabe la autoridad que ya no tienen y saber que deberán ceder en muchas cosas con el narco, con tal de que estos no vuelvan a mostrar su musculo.

¿Qué viene en el mediano plazo?

Una drástica reducción en los muertos, y no es que la Guardia Nacional comenzará a funcionar de la nada, es más simple que eso, el gobierno tendrá que negociar con el narco y tendrá que ceder muchas cosas a cambio de buena conducta. ¿Es lo que necesitamos?, por supuesto que no, ¿es lo mejor?, por supuesto que si (lo prefiero a seguir con esta cantidad de muertos).

¿Y cambios en el gabinete?, obvio que no, los que están seguirán, son leales, nadie dijo que se necesitaba dar resultados para el puesto, nadie contradijo al presidente, nadie lo traiciono, nadie lo informó adecuadamente, sino todo lo contrario.

Si esto paso, con su gabinete de seguridad, con quienes se reúne diario, ¿Qué podemos esperar de aquellos a los que no pela?, Durazo no se irá de su gabinete, no importa cuantos errores comenta, él seguirá ahí. Si Rocío Nahle detuvo al país dos semanas por causar escases de gasolina y continua en el puesto, es por su lealtad inquebrantable. Jiménez Espriú ya tiró a la basura 120 mil millones de pesos en la cancelación NAICM y no se irá, Si Bartlett disminuyó en un 72.6% las utilidades de CFE y sigue ahí, es claro que pesa más la lealtad que los buenos resultados. Pero el castillo de naipes comienza a caer y el huracán no ha empezado aún.

Repite una mentira mil veces, y conviértela en verdad.

¡CHAIRO, DATE CUENTA!

@EIJefeDiego

¿Y ahora, quién es quién?

Ciudad de México, 14 de octubre (NACIÓN 14).- En una época no muy lejana, había un grupo de personas que se dedicaban a quejarse de todo, no les parecía correcto nada, todo lo hecho por el grupo del poder estaba mal, durante todo ese tiempo se dedicaron a alardear que ellos lo harían mucho mejor. “Chairos” les llamaban de modo despectivo.

Otro grupo de habitantes que no les daban mayor interés a los problemas del país, porque decían que ellos dedicándose a trabajar, las cosas iban a cambiar y a salir mejor, “Agachados” les decían los otros.

Solo hizo falta un gobierno del PRI para que cierto grupo intermedio, inconforme con los resultados de los gobiernos, dieran todo su apoyo a un solo hombre, que llevaba más de 12 años prometiendo cambios y mejoras, que al menos en papel, lucían prácticamente imposibles, pero tuvo la magia de convencer a más de 30 millones, soluciones fáciles de platicar, imposibles de implementar.

Llegó el día en que ese personaje ganó y todos esos que antes estaban en su cómoda oficina, ignorando los problemas del pueblo y simplemente dedicados a trabajar en su micro parcela, sin considerar el bien común, tuvieron que hacer algo que no sabían hacer, coordinarse y protestar, protestar por estar en desacuerdo de los muchos cambios que se veían venir, que a muchos sacaría de su zona de confort.

Ese otro grupo, que durante años solo se dedicó a protestar y exigir, dio su credibilidad absoluta a ese personaje ganador y dejó de cuestionar.

Empezaron a fluir los números, los resultados; todo fue culpas y justificaciones, sin resultados reales, pero sí con muchos impactos negativos.

Luego entonces, entramos en un ciclo donde los “alineados” dejaron de alinearse y comenzaron a protestar y los disidentes exigentes, se les olvidó como exigir. En ambos casos nos fuimos a los extremos, lo cual sigue generando división y solo hubo un grupo beneficiado: el actual en el poder.

Debemos de analizar nuestras posturas, dejar de pensar que, si no estamos de acuerdo con algo, somos traidores a la patria, es nuestra labor cuestionar en todo al gobierno, desde todos los ángulos y obligarlos a brindad soluciones justas.

A López Obrador no le falta nada, tiene congreso, precios altos de petróleo, un inmejorable apoyo social, solo le hace falta rodearse de gente competente y lograr resultados. Por cierto, señor presidente, también hay gente competente en la derecha, no son alineados como a usted le gustarían, pero seguro le van a dar mejores resultados.

Estamos en un escenario donde los “chairos” defienden lo indefendible, ejemplo, una diputada local, Tonantzin Fernández, defendiendo al impresentable de Miguel Barbosa y una derecha que no salió a condenar la desaparición de 43 normalistas, quienes lejos solo ser un grupo de revoltosos, eran 43 seres humanos desaparecidos en una situación sin una explicación lógica y una verdad oficial muy cuestionable.

Es un hecho que la guerra contra el narco dejó un país lastimado, un gobierno tricolor lleno de corrupción y enriquecimiento inexplicable y los “alineados” no supimos salir a protestar, pero ya vamos para un año, con 78% de asignaciones directas en licitaciones, la tendencia de asesinatos a la alza, el ejército no ha dejado las calles, la gasolina no cuesta $10 pesos, la economía no crece y esos “chairos”, no están exigiendo los resultados que el presidente prometió que en seis meses iba a obtener.

“Vivo en un país donde la derecha aprendió a protestar y a la izquierda se le olvidó cómo exigir.”

CHAIRO… OPOSICIÓN… ¡DÉMONOS CUENTA!

@EIJefeDiego

La verdadera lucha contra el narco

Ciudad de México, 3 de octubre (NACIÓN 14).- Existen muchas cosas que criticar a todos los gobiernos anteriores, pero si existe uno que es némesis de los izquierdosos, es el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, quien en un intento por legitimar su presidencia, inició una guerra contra el narcotráfico cuyas consecuencias conocemos todos hoy.
 
Dicha guerra continuó en el gobierno de Enrique Peña Nieto, no con ese nombre abiertamente, pero con resultados similares y un incremento de muertes considerable.
 
Y es que es una realidad, el narcotráfico es uno de los negocios más rentables de todos los tiempos y es un hecho que si se acabara de la noche a la mañana el impacto sobre la economía seria devastador, según el académico y doctor en derecho Fernando Tenorio Tagle, el 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en México corresponde al que genera el crimen organizado.

Esto explica de algún modo, por qué el negocio del narcotráfico debe existir, muy a nuestro pesar.
 
Sin embargo, nunca nadie lo imaginó, pero es Morena el partido en el poder quien al parecer ha decidido terminar con este problema social y lejos de dejarlo en un “¡Fuchi, guácala!” como lo sugiriera el mal llamado presidente, Andrés Manuel Lopez Obrador, es Mario Delgado quien encontró la forma de erradicar este mal del país.
 
El coordinador de la bancada presentó este martes una iniciativa para que sea el estado, SI EL GOBIERNO, a través de una empresa pública, llamada CANNSALUD, será la única empresa facultada para adquirir cannabis, sus derivados y comercializarlo.

Y lejos de asustarme, me doy cuenta de que esto tiene un nivel de astucia inaudito.
 
A la fecha no hay una sola empresa del estado que no arruine todo lo que toca y de verdad que no veo algo más maquiavélico que para destruir las drogas en México, lo que debemos dejar es que el gobierno se meta en ellas y terminará volviéndolas tan burocráticas que ya nadie las querrá consumir.
 
Gracias diputado Mario Delgado, por ver por el futuro de nuestras generaciones y buscar el único modo de destruir las drogas, dejando que el estado cause desabasto, alza de precios, baja de calidad y todo lo que ustedes saben hacer.
 
De otro modo, no entiendo por qué el estado quiere controlar el narcomenudeo… ¿acaso ya son parte de él?
 
Nota, esta columna es una completa ironía, por si no te había quedado claro… ¡CHAIRO, DATE CUENTA!
 
@EIJefeDiego